Páginas

lunes, 7 de noviembre de 2011

Se hizo un silencio sepulcral, cada quien sumido en sus propios pensamientos sin importar lo  que ocurría al rededor, sin importar nadie mas que su propia persona.
¿A eso llamamos una sociedad civilizada y superior? Yo no lo creo, ¿por qué no aprendemos a tender la mano al otro? ¿Por qué esperar que alguien haga algo?¿ Por qué no hacerlo nosotros mismos? Estoy harta de ver como la gente no se preocupa de nada ni nadie mas que sus propios problemas, está bien que los quieran solucionar pero, ¿Por qué no hacerlo intentando ayudar a alguien mas?
Por eso, agradezco de corazón a quienes sin siquiera conocerme me han tendido una mano, es gratificante saber que hay gente que aun sabe tender una mano cuando alguien la necesita. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario