Páginas

viernes, 4 de octubre de 2013

Diarrea verbal

Anoche soñé contigo, ¿sabes?. Fue raro al principio. Ambos nos ignorábamos. Luego te miré y me miraste. Me llamaste. Y conversábamos, decías que me extrañabas y-como siempre- te creí. Y me besabas, nos besábamos. Yo me iba, tus amigos te esperaban, y los míos a mi. Y luego desperté. O el sueño se desvaneció, no lo recuerdo bien. Lo que sí recuerdo es lo bien que se sentía volver a estar a tu lado, en tus brazos, en tus labios. Recuerdo el sentimiento de vacío al despertar. Te extraño, ¿sabes? Y extraño cada risa, cada beso, cada abrazo, cada sonrisa, cada minuto, cada juego y como ambos odiábamos perder, cada pelea por quien quería más al otro. He intentado tanto olvidarte, borrarte de mi corazón, o simplemente, quererte un poco menos. Pero no puedo, estás tatuado en mi corazón. Cada vez que creí haberte olvidado ahí estabas tú, ahí estaba tu recuerdo. Intacto. Al igual que mi amor por ti. Odio ese nudo en la garganta. Odio el dolor que viene y me ataca cada vez que pronuncian tu nombre, cada vez que oigo nuestras canciones. Odio mi estúpida debilidad. Odio saber que no volverás. Porque sé que te perdí.  Pero lo que más odio es no tenerte aquí a mi lado para decirme "tranquila, todo irá bien" porque es lo único que necesito ahora. Te necesito a ti , y ahora más que nunca. Y más que a nadie.
No es justo querer tanto a alguien a quien no puedes tener. No es justo que cada vez que comienzo a albergar la esperanza de olvidarte, llegues como si nada, destrozándome una y otra, y otra vez.
Quizás todo fue mi culpa. Quizás fue culpa tuya. O de los dos. O de ninguno. Quizás fue lo mejor para los dos, o al menos eso dijiste, eso quiero creer. Quizás estás mejor sin mí. Quizás no te hago falta. Quizás no recuerdas cada momento como lo hago yo. Quizás la vida planea algo mejor para ti, y algo mejor para mi. Quizás nunca fuimos realmente compatibles: 
 tú eras negro y yo, blanco; tu eras "sí" y yo, "no". Quizás nunca leas esto, quizás cuando lo leas jamás pienses en mí. Y quizás, quizás nunca sepas que yo te amé. 


martes, 2 de abril de 2013

Mi hogar

Mi hogar no es esa casa que me vio crecer. No son esas murallas de concreto que tantos recuerdos guardan en su interior. Mi hogar tampoco es ese lugar, donde ocurrieron tantos momentos mágicos; no es esa casa que me brindaba protección y de la cual algún día me marcharé. Tampoco está situado en algún lugar específico. Mi hogar está donde está mi familia. Mi hogar es mi familia. Aquellas personas que me ayudaron a crecer. Esas personas que hacen que cada recuerdo sea inolvidable, quienes son parte del recuerdo. Mi familia es mi hogar: Esos seres que hacen de cada momento, un momento mágico y especial. Quienes me brindan protección. Mi hogar, ahora y siempre, está donde se encuentra mi familia, la cual un día me verá volar y partir lejos. ESE es mi hogar, porque sé que siempre estará ahí para mi cada vez que quiera volver, me brindará protección, me regalará momentos mágicos, me hará sonreír, cada vez que me caiga me levantarán.

martes, 19 de marzo de 2013

¿Que si me importas?
No te imaginas cuanto.
¿Que si te amo?
Más que a mi vida.

lunes, 18 de marzo de 2013

Caigo

Sueño que voy cayendo y cayendo. Que caigo al vacío. Todo es negro. Pero si te fijas bien, si te concentras, se puede ver una luz, Oh, hermosa luz; pero no dejo de caer. Caigo y sigo cayendo. La luz desaparece por momentos para luego volver a aparecer, más hermosa, más pura, más real. Continúo cayendo, es una pesadilla, solo me aferro a la esperanza que me brinda esa luz, esa mágica luz.
El sueño se repite una y otra, y otra vez.
Y vuelvo al sueño, pero esta vez, wow, algo es diferente. Caigo, pero esta vez sin temor, y cuando he dejado el miedo a un lado, la luz crece, se acerca. Y puedo ver que el miedo me impedía avanzar, llegar a la luz, a la esperanza, a la magia, al amor.

Y esa luz, esa luz eres tú.

domingo, 17 de marzo de 2013

Aún estoy con vida

-Wow, debe ser horrible
- Sí, por momentos lo es. Te sientes derrotada, te sientes exhausta. Solo piensas en llorar, solo piensas "¿Por qué yo?".
Pero, ¿son las cosas así en realidad?. Luego recapacitas, te das cuenta de lo que sucede a tu alrededor, te das cuenta que nunca estuviste sola, porque siempre tuviste a tu familia de tu lado, a tus amigos; y eso es lo importante, el amor y la amistad. Te das cuenta que saldrás adelante pase lo que pase, porque aún respiras, porque aún estás aquí, aún estamos aquí. Porque así eres tú, y así soy yo, alguien que lucha por salir adelante, alguien que lucha por ser feliz; alguien que, pese a todo lo que ocurra, jamás se dará por vencida. Porque siempre habrá alguien que te enseñará, alguien quien ha sufrido mucho más, y que sigue sonriendo; te enseñará a ser fuerte, te enseñará a sonreír
Y te das cuenta que, al final de todo, nada ni nadie me quitará las ganas de vivir, mis ganas de ser feliz.

Miedo

-¿Sabes? No estoy bien, tengo miedo. Sí, MIEDO. Tengo miedo a lo que pueda suceder, tengo miedo de que ocurra algo peor. Esto es horrible, no se siente bien. No es lindo saber que hay algo mal contigo, que algo no funciona bien. Y es mucho peor cuando sabes que no hay solución alguna, que no es tu culpa, que no es de nadie, y que aún así, hay algo que está mal.
Nunca pensé que me ocurriría, siempre pensé que era invencible, que nada malo me sucedería nunca.
Y luego, las caídas, los dolores,los exámenes, aquel horrible proceso de incertidumbre, el miedo. No es una linda sensación. Es angustiante. Sientes como tu mundo se derrumba, te sientes afligida y perdida.
- Y el miedo... ¿desaparece alguna vez?
-Eso es lo peor, nunca lo hace, sigue ahí, siempre lo estará. Y debo aprender a superarlo, a convivir con el, a superarlo. Pero nunca se irá del todo.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Marcha hacia donde él te lleve

"Y cuando frente a ti se abran muchos caminos y no sepas cuál tomar, no elijas uno al azar, siéntate y espera. Respira con la profundidad confiada con que respiraste el día en que viniste al mundo; sin dejarte distraer por nada, espera y vuelve a esperar. Quédate quieta, en silencio, y escucha a tu corazón. Cuando te hable, levántate y marcha hacia donde él te lleve."

"Donde el corazón te lleve", Susanna Tamaro.

martes, 12 de marzo de 2013

Pero ahora estoy mejor sin ti

Dijiste que me amabas, y yo te creí
dijiste que era tu princesa ideal
Y dijiste tantas cosas, que me hacían soñar
Te juro, yo te amé
Pero ahora estoy mejor sin ti.

lunes, 11 de marzo de 2013

Y entonces...

Y entonces me di cuenta que no puedo vivir sin ti...