Páginas

sábado, 28 de enero de 2012

Aun recuerdo ese momento, tu y yo en ese hermoso prado, donde podiamos ser nosotros mismos, aun recuerdo la inocencia que nos envolvía, como cada flor era un nuevo ser y cada ardilla un nuevo amigo. Ese recuerdo que llega hacia mi cada vez que te veo, ese recuerdo de la pureza en tu mirada, donde sentados frente al mar hicimos aquel juramento... Donde dijimos las palabras que nos unirían para siempre. Domde prometimos jamas separarnos, ser siempre amigos.
Y ahora, de pie fernte a ti, todo aquello vuelve ami, ahora que la nostalgia me habita, he notado lo mucho que has cambiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario