Páginas

martes, 16 de agosto de 2016

Y si tuviera que despedirme hoy, sólo me quedaría decir gracias.
Gracias por cada bello momento, cada sonrisa, cada palabra, cada gesto de amor.

Si tuviera que despedirme hoy, diría que fui inmensamente feliz, que no me arrepiento de nada y que siempre me sentí bendecida al estar rodeada de tantos angelitos, en especial de ti, mi ángel más bello y noble.

Si tuviera que despedirme hoy, te agradecería por tanto amor, tanta felicidad. Porque, aunque efímeros, fuimos infinitos, eternos, sinceros. Y donde quiera que estés, te enviaría lo mejor de mí, la más sencilla de mis sonrisas, la más tierna de mis caricias, el más cálido de mis abrazos, el más sincero de mis besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario